HISTORIA TAURINA DEL PERÚ
Por: Dikey Fernández Vásquez

OP: ¿POR QUÉ DEBEN CONTINUAR LAS CORRIDAS EN EL PERÚ?

LAS CORRIDAS DE TOROS
·         HAN SIDO,
·         SON, Y
·         DEBEN SER
UNA EXPRESION CULTURAL PERUANA
PERMANENTE EN NUESTRA HISTORIA
 
·         Sólo la religión y el idioma son expresiones culturales más arraigadas en nuestro país antes que las corridas de toros.
·         El Perú no es un país ni incaico, ni europeo; es producto de un complejo y entrelazado mestizaje: un encuentro de culturas que han dado lugar, después de medio milenio, a lo que hoy todos conocemos y vivimos como Perú.
·         Aunque los citadinos oriundos o afincados en la capital no lo perciban o lo sepan, los toros son un elemento esencial de la cultura andina en particular y peruana, en general.
·         El toro, tal como lo fue en innumerables pueblos a lo largo de la historia, representa para el poblador andino y peruano un símbolo de la fuerza, del poderío, la fertilidad y la vida.
·         Compenetrarse con el toro representa para el poblador andino y para el peruano, integrarse con la naturaleza, tomando de ese toro poderoso, su fuerza y su capacidad reproductiva.
·         Por ese motivo:
o    no existe fiesta patronal, agraria o popular en la que el evento central no sea una corrida de toros
o     el toro de Pucará es el símbolo que representa la fuerza y que se coloca en los tejados después de hacerse el techado de una edificación
o    el toro de Pucará se entierra en los campos después de sembrarlos, para estimular la pachamama con la fertilidad que el toro encarna
o    no existe mayor honor para un poblador que ser el mayordomo de las fiestas y así poder ocuparse de organizar las corridas de toros en el pueblo
o    se celebran más de 500 corridas cada año (sin contar centenares de festejos taurinos informales o menores), a lo largo y ancho de nuestra geografía
o    existen más de 250 plazas de toros firmes en los pueblos del Perú
o    los pueblos en una proporción mayoritaria prefieren utilizar sus recursos en construir una plaza de toros firme, antes que un estadio u otra obra
o    numerosos alcaldes y concejos municipales se ocupan esmeradamente en organizar de la mejor forma posible las corridas del pueblo o de la provincia, pues saben que sus conciudadanos se lo exigen y luego lo agradecerán
·         Pensar en los festejos taurinos, o identificar las corridas de toros, solamente con lo que se aprecia en Acho, no es otra cosa que una deformación citadina o elitista, desentendiéndose del electorado, que a lo largo y ancho del Perú, anhelan asistir, presenciar y participar de corridas de toros autóctonas y auténticas; más aún, en Lima existen muchas plazas que no son ni se parecen a Acho, en las que los inmigrantes asentados en la capital recrean sus fiestas patronales con corridas de toros.
·         A pesar de ello, Acho es parte de la cultura limeña desde hace más de 200 años. Desde entonces y aún ahora, no es una manifestación elitista; por el contrario, es una expresión cultural protagonizada y seguida en su gran mayoría por peruanos pertenecientes a las clases populares y trabajadoras.    
·         Se dan corridas de toros en el Perú, desde 1540. Desde esa fecha no se han dejado de dar corridas.
·         Se construye una de las plazas de toros más antigua en el mundo, en 1766. La Plaza de Toros de Acho es la segunda en antigüedad en el mundo.
·         Durante la Independencia del Perú, se realizaron Corridas Patrióticas en homenaje a los Libertadores José de San Martín (que las abolió en Argentina y Chile, no en el Perú) y Simón Bolivar.
·         Los pueblos andinos tienen arraigada la costumbre ancestral hispana, como es el caso de la religión (a través de sus festividades santorales ó de culto a una imagen católica) y a las corridas de toros (como marco de las celebraciones patronales)
·         De los 24 departamentos del Perú, en el 75% de ellos se realizan corridas de toros; sólo en los departamentos Tumbes, Loreto, Ucayali, Madre de Dios, Moquegua y Tacna, actualmente no se dan espectáculos taurinos.
·         Asisten a nivel nacional aproximadamente cerca de 5’000,000 de peruanos que presencian los espectáculos taurinos cada año, en cualquiera de sus variantes.
·         Sólo el 24 de Junio del 2007 – Festividad en honor a San Juan Bautista – se realizaron 8 corridas a nivel nacional, en Llacanora, Cutervo, Llama, Huasa Huasi, Sabogal, Puente Piedra, Villa María del Triunfo y Huarochirí.
·         Un día después 25 de junio de 2007, se realizaron 7 festejos taurinos más, en Huambos, Chota, Llama, Cutervo, Chota, Relave, Sabogal y San Juan.
·         Las Fiestas Patrias en el Perú se celebran con corridas de toros, dependiendo de la importancia del pueblo, sea costeño o andino; por ejemplo en 2007, se realizaron 15 festejos sólo los días 27 y 28 de julio.
·         Acho no es el Perú Taurino. En la bicentenaria Plaza de Acho, sólo se dan al año 4 corridas de toros importantes y 3 festejos menores. Sin embargo, en la localidad de Cutervo en Cajamarca, se dan 7 días continuos de corridas de toros cada año.
·         Aforo de las plazas en el Perú
o    Acho: 13,000 espectadores, mientras que
o    Chota: 11,000
o    Cutervo: 8,000
o    Bambamarca: 8,000
o    Tacabamba: 8,000
o    Trujillo: 8,000
o    San Miguel: 6,000
o    Santa Cruz: 6,000
o    Sicaya: 6,000
o    Orcotuna: : 6,000
o    Huasa Huasi: 6,000
o    Arequipa: 6,000
o    Huancavelica: 6,000
o    Cora Cora: 6,000
o    Puquio: 6,000
o    Matara: 6,000
o    San Pedro de Cajas: 6,000
o    Chalhuanca: 6,000
o    La lista de aquellas plazas con aforo para 3,000 a 4,000 espectadores es interminable.
 
·         Si bien la superficie más extensa del país pertenece a la Selva, región en la que no se celebran corridas de toros, su densidad poblacional es reducida; la mayor densidad se concentra en la capital, en la costa y en los Andes, donde se dan numerosos espectáculos taurinos.
·         El año pasado se ha registrado 533 festejos taurinos a nivel nacional, de los cuales 340 son formalmente corridas de toros, y los otros, espectáculos taurinos menores.
·         La Municipalidad del Rímac, sólo por la Feria del Señor de los Milagros 2007, recibió un ingreso directo de más de S/. 180,000 por concepto del 5% de Impuesto a los Espectáculos Públicos No Deportivos. Hay que recordar que para este año 2008, con el incremento del referido impuesto al 10% éste ingreso directo superará muy probablemente los S/. 400,000.
·         La Sociedad de Beneficencia Pública de Lima como propietaria de la Plaza de Acho recibió por la Feria del Señor de los Milagros 2007 un mínimo de S/. 418,000 aproximadamente por el concepto del 8% de la renta del  Contrato de Arrendamiento de la Plaza de Acho, la cual es de su propiedad. La SBPL utiliza dichos fondos para sus fines de bien social y ayuda a los más necesitados.
·         Acho no es el Perú. Se dan unos 533 festejos a nivel nacional, si bien es cierto no todos los pueblos tienen el mismo movimiento económico, se calcula que los toros generan un movimiento económico anual de S/. 21’500,000, importante monto sujeto al Impuesto General a las Ventas de 18% y de promoción Municipal (1%); de erradicarse los toros, el fisco dejaría de recaudar más de S/. 4’000,000 al año.
·         Por lo tanto, en el análisis de costo-beneficio, erradicar las corridas de toros, implicaría una pérdida de ingresos para el fisco y un indudable malestar para los electores, a quienes el congreso representa, o debería representar. No sería un costo nulo, ni mucho menos, para el Estado.
·         Sería, además, una medida sumamente impopular y discriminatoria, alejada de la realidad nacional y del sentir de los pueblos y provincias del Perú.
·         En la economía taurina existen puestos de trabajos directos e indirectos. Los puestos de trabajo directo que se quedarían en desamparo económico de eliminarse las corridas, serían: toreros (matadores de toros, novilleros, becerristas, banderilleros, picadores, puntilleros, cómicos taurinos); ganaderos (propietarios, mayorales o caporales, vaqueros, agrónomos, zootecnistas, veterinarios); empresarios (accionistas, administrativos, contables, personal técnico, personal administrativo, taquilleros, seguridad, controladores, informáticos, publicistas); propietarios de cosos (dueños, administrativos, albañiles, carpinteros, electricistas, pintores, logísticos); concesionarios (venta de bebidas, venta de comidas, venta de pastelería, tabaco, cuadra de caballos, tiro de arrastre, parada de bueyes); otros (servicio médico, ambulancias, imprentas, diseñadores gráficos, transportista de reses bravas, banda de músicos, decoradores, mozos de espadas) todos ellos se quedarían sin trabajo. Además de los trabajos indirectos (seguridad, transportista de toreros, veterinarios, medicina veterinaria, arte y diseño, imprenta, bancos, propagandistas, volanteros, cerrajeros, sastres, cojineros, decoradores, encajonadores, cocineros, hoteleros).
·          El Turismo es de otro de los sectores que se afectarían si se suspendieran los espectáculos taurinos. El turismo interno se ha incrementado sustancialmente por la mejora de las vías de comunicación. Se puede comprobar fehacientemente que numerosos turistas internos y extranjeros acuden a los centenares de festejos taurinos nacionales; muchos de ellos, llegan a los pueblos especialmente para ello.
·         Se afectaría también a la Ecología, pues dejarían de aprovecharse y cuidarse esmeradamente grandes extensiones de terreno destinadas a la cría de ganado de lidia, como por ejemplo la SAIS José Carlos Mariátegui en el departamento de Cajamarca, que cuenta con 56,000 hectáreas, las mismas que tendrían que ser destinada a otra actividad, no necesariamente agropecuaria.
·         Los criadores y ganaderos de toros destinados para la lidia, buscan permanentemente el mejor hábitat para sus reses y las mejores condiciones posibles de crianza para un animal que vive en condiciones inmejorables; de esa forma, se cuida el medio ambiente y la ecología de forma activa.
·         Por lo tanto, con un beneficio muy dudoso o nulo, erradicar las corridas de toros representará importantes costos en:
o    menores ingresos para el fisco
o    eliminación de puestos de trabajo y fuente de sustento para decenas de miles de familias
o    eliminación del compromiso ecológico sobre enormes extensiones del territorio nacional
o    eliminación de un atractivo turístico diferenciado en muchas localidades del país
o    gran descontento de los electores por la desconexión entre sus representantes y lo que a ellos les interesa mantener como expresión cultural autóctona y propia
·         Adicionalmente a todo lo anterior; existe el derecho constitucional de los ciudadanos para pode elegir libremente sus expresiones culturales, sin que se les coaccione o se pretenda alterar una forma de vida que tiene ya medio milenio de establecida en el territorio nacional.
·         Y para concluir; es un despropósito pretender hablar de “derechos de los animales”. No es posible equiparar a los animales con los seres humanos, quienes sí tienen derechos y obligaciones–. No existen derechos sin obligaciones; ¿tienen los animales obligaciones inherentes a dichos supuestos “derechos”?
·         Aunque figure de forma flagrantemente errada en una sentencia del Tribunal Constitucional, la UNESCO jamás ha efectuado declaración en contra de las corridas de toros, pues son una expresión cultural propia de muchos pueblos americanos (Perú, México, Venezuela, Ecuador, Colombia y Bolivia) y europeos (España, Francia y Portugal).
De igual manera, la Iglesia Católica tampoco se opone a las corridas de toros; de hecho casi todas las plazas de toros cuentan con capillas. Se cita a Pio V para sustentar esa afirmación, obviando que el citado pontífice vivió en el siglo XVI.